Entrada destacada

Presentado el libro de Galax Pictures

El pasado 16 de noviembre se presentó en la librería Bubok el libro Historia de un blog de cine , que condensa lo que han sido los primeros ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

Cargando...

domingo, 15 de enero de 2017

90 años hablando en la pantalla

Este año se cumple el nonagésimo aniversario de la irrupción en la industria cinematográfica de lo que se conoce como el «cine sonoro». En realidad, el séptimo Arte siempre fue concebido como audiovisual, ya que las proyecciones de los primeros años del cinematógrafo no se realizaban en silencio, sino con un pianista acompañando en vivo y en directo las imágenes de la película. Y los actores hablaban, tenían diálogos, pero había que leerlos en carteles insertados en la escena. Lo que ocurrió en 1927 es que en una película proyectada se pudo oír por primera vez la voz del actor en una grabación sonora sincronizada con la imagen. Ocurría el 6 de octubre de aquel año en Estados Unidos cuando se estrenó El cantor de Jazz (The jazz singer).

La trama versa sobre el hijo de un rabino que quiere cantar jazz en contra de los designios de su familia. La película en sí no es gran cosa y el tiempo no la ha tratado bien, pero ha pasado a la historia porque después de su estreno la industria del celuloide cambió para siempre. En realidad no se oía a los actores hablar. Seguía siendo un film como los habituales hasta entonces, pero en el momento en que su protagonista, Al Johnson, tenía que cantar, se le oyó cantar y a partir de ahí se produjo el punto de inflexión.

El público quería oír hablar a sus estrellas favoritas en la pantalla. Malas noticias para los artistas de la pantomima. Las grandes estrellas mudas veían su mundo desvanecerse ante el auge de nuevos astros de la pantalla con buena dicción. Algunos se adaptaron a los nuevos tiempos, otros no lo consiguieron. Sobre este drástico cambio en la historia del cine se han hecho varias películas a lo largo de los años como, por ejemplo, Cantando bajo la lluvia (1952), El crepúsculo de los dioses (1950), El aviador (2004) o The artist (2011), por citar algunos ejemplos.

La otra cara de la moneda en este aniversario es la de Metrópolis, superproducción alemana de Fritz Lang. Se estrenó en Berlin el 10 de enero de 1927 y, al contrario de lo ocurrido con El cantor de jazz, no le fue bien en taquilla, llevando a la ruina a la productora UFA. Incluso la opinión de la crítica estaba dividida. Hoy en día está considerada como un icono del género de ciencia ficción y uno de los grandes títulos de la historia del cine. Por el año de su estreno, incluso se puede considerar como uno de los últimos clásicos del cine mudo.

sábado, 7 de enero de 2017

Passengers, una vida en el espacio

El inicio de año en este blog tiene en común con el año pasado a una actriz: Jennifer Lawrence. Si 2016 arrancaba con la reseña de Joy, en este 2017 le toca el turno a otro título de una sola palabra y con la misma actriz: Passengers, una entretenida película de ciencia ficción dirigida por el cineasta noruego Morten Tyldum, responsable de The imitation game.

Lawrence comparte protagonismo con Chris Pratt, al que pudimos ver hace escasos meses en el reparto coral de Los siete magníficos. Sin embargo, esta vez está acompañado únicamente de su coprotagonista femenina y en papeles más secundarios por Michael Sheen y Laurence Fishburne. Pratt interpreta a un mecánico que forma parte del pasaje formado por cinco mil personas de la nave espacial Avalon, cuyo destino es un nuevo planeta habitable para los seres humanos. El viaje dura ciento veinte años, durante los cuales tanto pasajeros como tripulación deben permanecer hibernados. Pero cuando aun faltan noventa años para llegar al destino, un accidente hace que se produzca un fallo en el sistema y el mecánico se despierte antes de tiempo. La soledad en el vacío del universo con la sola certeza de que pasará así el resto de su vida, sin volver a pisar tierra firme, es el detonante de la trama del film.

Un tema interesante con una puesta en escena muy vistosa y dos protagonistas sólidos en sus interpretaciones. Es muy buena película de ciencia ficción, pero lo único que no la convierte en una gran película es su falta de pretensiones. Es un film honesto, ya que no pretende ser un hito del género sino simplemente una historia de aventuras espaciales, y lo consigue con creces. Sin embargo, esa falta de pretensiones hace que los personajes carezcan de un mayor calado dramático. Están trazados con los rasgos justos y necesarios para sintonizar con el público y que este se muestre dispuesto a permanecer atento a lo que les ocurre durante casi dos horas de metraje. Apenas se sabe nada de estos personajes y la película se centra en su evolución en una situación insólita, en cómo afrontan un problema sin solución.

Buena ambientación musical a cargo de Thomas Newman, responsable de las partituras de Buscando a Dory, El puente de los espías o Spectre, por citar algunos ejemplos. En definitiva Passengers es una entretenida película de ciencia ficción con buen ritmo narrativo, momentos de tensión, algún que otro toque de humor, un romance galáctico algo ligero y un aspecto visual muy atractivo.

viernes, 30 de diciembre de 2016

Balance de 2016

Termina 2016 y toca hacer un resumen de lo que ha dado de sí en Galax Pictures. Comenzaba el año con el vídeo promocional de Ragora Juegos. Luego vendría en abril el reportaje Paseando por las dunas de Aquitania, y finalmente el primer semestre se cerró con el vídeo resumen de la gala de premios de Cinemanet. Este año se premió a la película Flow, cuya trayectoria ha sido seguida de cerca en este blog. Se presentó en 2014 con un potente tráiler en la gala de Cinemanet de aquel año. Comenzaba para sus responsables un intenso periplo por festivales internacionales en los que cosecharon numerosos premios. Hace un año se estrenó en salas comerciales, con buena acogida por parte del público y estos días, para cerrar 2016, se ha lanzado en DVD a través de las librerías de la editorial San Pablo.

En el segundo semestre ha tenido lugar el momento estrella del año para Galax Pictures: la publicación del libro Historia de un blog de cine, que condensa lo que han sido los diez primeros años de actividad de este blog. Fue presentado el pasado mes de noviembre en la librería Bubok en Madrid.

Por último, como en años anteriores, muestro a continuación un ranking de los estrenos cinematográficos del año más relevantes de los que se han reseñado en este blog. Con este post suman un total de 57 entradas, de las cuales hay 40 reseñas de estrenos. Este es el top 10:

1. Spotlight

2. Espías desde el cielo

3. Kubo y las dos cuerdas mágicas

4. Hitchcock/Truffaut

5. Eddie el águila

6. Buscando a Dory

7. El renacido

8. Rogue One

9. Sully

10. El editor de libros

lunes, 26 de diciembre de 2016

Rogue One, la forja de la esperanza

Cuando en 1977 se estrenaba La guerra de las galaxias, la introducción con los míticos rótulos en perspectiva nos contaban que un comando de la alianza rebelde había robado los planos de una estación espacial llamada Estrella de la muerte. Llevaba el encabezado de Episodio IV: una nueva esperanza. Pues bien, ahora Rogue One: una historia de Star Wars (Rogue One: a Star Wars story) nos muestra en imágenes cómo ocurrieron estos hechos, nos cuenta cómo se forjó esa nueva esperanza.

Sin embargo, el film dirigido por Gareth Edwards, responsable de Monsters y Godzilla, va más allá de ser el mero prólogo del episodio IV y desarrolla nuevos personajes con una sólida historia de fondo, así como el proceso de construcción de la Estrella de la muerte. Además, aporta nuevos escenarios y ambientes galácticos a la ya amplia galería de lugares originales mostrados en las legendarias películas de George Lucas. De esta manera Rogue One amplía, complementa y enriquece la saga.

Spin-off es un término que se utiliza para designar un proyecto que surge de otro. En el ámbito cinematográfico este tipo de películas suelen caracterizarse por estar protagonizadas por un personaje secundario de la película original de la que deriva. En el caso de Rogue One se trata claramente de un spin-off de Star Wars pero presenta la peculiaridad de que los protagonistas no salían en la película principal como secundarios, ni siquiera en forma de cameo, simplemente se les nombraba como grupo, sin nombres ni distinciones.

Los perfiles de estos personajes surgen de un guion a cargo de Chris Weitz y Tony Gilroy. El primero tiene su firma en libretos como el de Antz o La brújula dorada, y Gilroy cuenta con el aval en su filmografía de los guiones de la saga derivada de El caso Bourne, salvo el de la última entrega del que se hizo cargo el propio director Paul Greengrass. Estos nuevos pobladores de la galaxia están encarnados con convicción por un gran elenco de actores encabezado por Felicity Jones y Diego Luna, secundados por Mads Mikkelsen, Forest Whitaker, Ben Mendelsohn, Donnie Yen, Alan Tudyk y Wen Jiang. Todos los miembros del comando resultan carismáticos y tienen un trazado que los diferencia, que les da una entidad propia.

Los efectos visuales y las coreografías de las escenas de acción están a la altura de lo que cabe esperar de una película de Star Wars. Mantiene el tono principal de aventuras galácticas, pero las películas de Lucas tenían además un aire político de trasfondo, que en este caso se ha sustituido por un ambiente más bien bélico, lo cual también le aporta un toque de personalidad propia a la película. Otro cambio que se ha producido, y ha quedado bien, es que la música no es de John Williams, sino de Michael Giacchino, que ya se encargó también de las partituras de las últimas películas de Star Trek y de varios films de Pixar. Una modificación que ha sido criticada por algunos fans es la eliminación de los rótulos introductorios. Personalmente creo que es correcto no haberlos incluido ya que ese formato corresponde a la saga que cuenta la historia de la dinastía galáctica de los Skywalker, y esta película es un relato tangencial a esa epopeya, y no un episodio más.

Por último cabe citar que la intervención de Darth Vader es breve pero poderosa e impactante. En general Rogue One es todo un acierto. Es un film que funciona al margen de la historia sobre la familia Skywalker pero está perfectamente engarzada con el episodio IV de la saga. Una película bélica en el espacio, llena de acción, aventuras y un mensaje sobre heroísmo, sacrificio y esperanza.

sábado, 17 de diciembre de 2016

El editor y el escritor, un buen equipo

El actor de televisión Michael Grandage, visto en la gran pantalla en La locura del rey Jorge (1994), debuta como director de cine con la película El editor de libros (Genius), en una coproducción entre Reino Unido y Estados Unidos, que versa sobre la relación entre el editor Max Perkins y el escritor Thomas Wolfe. Una historia de amistad y admiración mutua de dos personas totalmente antagónicas, que trabajando en equipo lograron una compenetración total y un gran éxito profesional. Perkins es frío, metódico, ordenado, mientras que Wolfe es compulsivo, caótico, visceral, una fuerza desbocada de la naturaleza. Perkins encuentra en Wolfe un diamante en bruto que pulir. Poner orden en el caos creativo de este autor supone para él un reto profesional muy interesante. Por su parte Wolfe encuentra en Perkins al único editor de Nueva York que sabe apreciar su obra y su talento.

Colin Firth y Jude Law interpretan magníficamente a Max y a Thomas respectivamente, sin desmerecer en absoluto las grandes actuaciones de otros conocidos rostros que los secundan como Nicole Kidman, en la piel de la amante de Wolfe, Laura Linney, encarnando a la esposa de Perkins, y Guy Pearce, dando vida al escritor Scott Fitzgerald. La ambientación de época es fantástica, gracias tanto a la fotografía como al diseño de producción, que recrea de una forma muy atractiva la atmósfera de Nueva York en los años treinta. La música es una correcta partitura a cargo de Adam Cork, que firma con esta su segunda banda sonora. La primera fue la de London Road.

El editor de libros quizá pueda resultar un poco académica, en el sentido de que todo resulta pulcro y correcto: las interpretaciones, la puesta en escena, el ritmo narrativo…, pero le falta un toque de distinción, el sello de autor. No obstante, es un gran debut para su director y el resultado final es una película muy agradable de ver que pone varios temas muy interesantes sobre la mesa para suscitar el debate. Temas como la amistad, los entresijos de la industria editorial, la gestión del talento creativo, el trabajo en equipo y la conciliación de la profesión y la vida personal, salen a relucir y se entrelazan en esta película biográfica enmarcada en el mundo literario.

sábado, 10 de diciembre de 2016

Cuando Charlton Heston cabalgó por Torrelobatón

España ha sido, y sigue siendo, escenario de muchas producciones de Hollywood. Uno de los productores pioneros en usar nuestro país como set de rodaje fue Samuel Bronston, que rodó aquí títulos épicos como 55 días en Pekín, La caída del imperio romano, Rey de Reyes, o El Cid. Sobre esta última los directores Pedro Estepa Menéndez y Elena Ferrándiz Sanz nos traen a las pantallas Bienvenido Mr. Heston, un entrañable documental que relata las tres jornadas del rodaje de El Cid que tuvieron lugar en el pueblo vallisoletano de Torrelobatón.

A través de los testimonios de los habitantes del pueblo que en su momento trabajaron como figurantes en la película, se recrea el recuerdo de aquellas jornadas mágicas que vivieron estas personas al participar en una superproducción de Hollywood. El documental es narrado por Emilio Gutiérrez Caba y cuenta también con interesantes entrevistas al decorador Gil Parrondo, la hija de Samuel Bronston, Andrea Bronston, al hijo de Charlton Heston, Fraser C. Heston, y al historiador y crítico de cine Jesús García de Dueñas, autor del libro El imperio Bronston.

Bienvenido Mr. Heston es un documental importante para la historia del cine hecho en España, ya que recoge los testimonios de gente anónima que, de otra manera, no saldrían a la luz. A nivel hemeroteca se podrá encontrar mucha documentación sobre las estrellas que estuvieron allí y sobre el rodaje de la película en sí, pero las pequeñas historias de los cientos de personas que participaron en aquella gran aventura encuentran su voz en un documental como este, para que sus recuerdos no se pierdan en el viento con el paso del tiempo. En esta línea hay otra pieza de hace unos años, también muy interesante, titulada Por un puñado de sueños, que recopila las experiencias de la gente que vio cambiar sus vidas con la industria del cine en Almería durante la época dorada de los «spaghetti western».

El cine mueve mucho dinero y recursos técnicos, pero también a mucha gente. Personas con grandes historias y otras con pequeñas anécdotas, que podrán ser relevantes o no, pero que en cualquier caso el hecho de poner de manifiesto que una producción cinematográfica no es solamente lo que se ve en la superficie, sino que detrás hay más de lo que parece, hace que valga la pena que de vez en cuando salgan obras como esta que, además de resultar entrañables, también tienen un carácter didáctico, pues nos muestran otra mirada sobre el séptimo Arte y eso nos complementa la percepción global que tengamos del mismo.