Entrada destacada

Secuelas tardías, ¿una buena idea?

Hace poco se publicaba el primer teaser de Blade Runner 2049 , cuyo estreno está previsto para octubre de este año. Se trata de la secuela ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

miércoles, 29 de agosto de 2007

Experiencia cinéfila

Una de las experiencias más gratificantes que he tenido como cinéfilo es ver las películas mudas como en sus orígenes, es decir, con un pianista en la sala tocando la música en vivo y en directo. Lo he visto varias veces en el Cine Doré de Madrid. Recuerdo un ciclo de Murnau que se organizó hace cuatro años con motivo de la restauración de sus obras por parte de la filmoteca alemana, y fue impresionante ver Nosferatu o Fausto en pantalla grande, perfectamente restauradas y con la música sonando en vivo.
La última vez que asistí a una sesión de este tipo creo que fue hace un año en que fui a ver El gabinete del doctor Caligari, pionera del expresionismo alemán.
A quien tenga la posibilidad de ir a una función de este tipo le recomiendo que no se la pierda.

miércoles, 8 de agosto de 2007

La ilusión

Últimamente leo muchos comentarios muy pesimistas con respecto al futuro del cine. Muchos piensan que el cine se muere, que ya no es lo que era, que ya está todo inventado,... Yo sin embargo soy más optimista. Es cierto que hay una crisis creativa, que en los últimos tiempos todo han sido remakes, secuelas y adaptaciones de comics; nada que no se hubiera visto antes de un modo u otro. Se echa de menos que surja un nuevo personaje carismático que se convierta en un icono. Los últimos iconos de la historia del cine moderno se originaron en los años 70 y 80, como Harry el Sucio, Tiburón, Rocky, Rambo, Terminator, Conan, Alien, John McClane, Indiana Jones, etc. ¿Por qué ahora no hay personajes con el suficiente gancho para convertir una película en un fenómeno social? Algunos dicen que es porque a estas alturas ya está todo inventado. Es cierto pero no es excusa ya que con los personajes antes nombrados ninguno fue novedoso en su momento: ni Alien fue el primer extraterrestre malo del cine, de hecho se basa en las películas de serie B de los años 50, ni Rocky fue el primer boxeador del cine, ni Terminator fue el primer cyborg, pero lo que sí es cierto es que sus artífices hicieron las películas como si fuese la primera vez que se hacía algo así. Los actores interpretaban sus papeles como si fuesen los personajes más importantes de la historia del cine. Hoy en día se buscan sustitutos de los grandes de acción y nadie se toma en serio sus personajes, hablan de ellos como un divertimento, una experiencia pero lo suyo es otro tipo de papeles con más profundidad, más psicológicos, y chorradas por el estilo. Tanto directores como actores si no creen en lo que están haciendo, si no les sale de dentro la película que están haciendo no podrán nunca transmitir al público esa energía, esa ilusión que sí tenían las películas comerciales hace 20 años.
Ilusión, ahí está la clave. Hoy en día o se hacen películas muy personales que no interesan al gran público o se hacen películas comerciales pero de una manera muy mecánica, sin ilusión, sin entusiasmo.
Creo que el cine no se muere, en todo caso lo que agoniza es la forma de funcionar la industria, pero eso se puede cambiar y el cine podrá resurgir como el ave fenix. Por mi parte siempre he visto el séptimo arte con ilusión, como algo mágico, y espero algún día poder llevar a cabo el guión que tengo para largometraje. De momento seguiré haciendo cortometrajes en vídeo ofreciéndolos a través de galaxpictures.com, siempre con optimismo, siempre con ilusión.