Entrada destacada

El verano ya llegó

Que si verano por aquí, que si verano por allá… No se habla de otra cosa en estos días. Y no es para menos por la fuerza con que ha entrado ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

domingo, 28 de diciembre de 2008

Lo mejor de 2008


Se acaba el año y toca hacer balance. Aunque en general ha sido un año con una cartelera bastante pobre, siempre hay películas que se salvan de la quema y siempre las hay que son buenas de verdad, pero se han estrenado de manera tan dosificada que la impresión global es que la cosa ha estado más bien floja.

Según las cifras oficiales de la taquilla del Ministerio de Cultura, la película más taquillera del año en España ha sido la cuarta entrega de Indiana Jones, y la película española más taquillera Los crímenes de Oxford, de Alex de la Iglesia, que curiosamente fue rodada en inglés con un reparto internacional, y ocupa el puesto 11 en el ranking de taquilla.

En base a las películas que he visto este año he elaborado el siguiente ranking de las que me han parecido las mejores de 2008, en el que abunda el cine de Hollywood pero he intentado equilibrarlo con representaciones de cine español, europeo, independiente, de animación, de forma que queden reseñadas películas para todos los gustos. Todos los films del ranking han sido estrenados en España en 2008, lo cual no implica que la película sea de este año, ya que algunas han llegado con retraso a nuestro país.

Este es mi Top 10 del año:

1. El Caballero Oscuro
2. Wall-E
3. Iron Man
4. Bella
5. Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal
6. El tren de las 3:10
7. La Ola
8. Sangre de mayo
9. Cometas en el cielo
10. Ella es el partido

viernes, 26 de diciembre de 2008

Autocracia


La Ola (Die Welle, Dennis Gansel 2008) es una impactante película alemana sobre el peligro que conlleva una sociedad tan desmembrada y caótica como la actual a nivel global en los países más desarrollados, en los que se ha impuesto la ley del "todo vale", los principios morales brillan por su ausencia y el individualismo egoísta y materialista campa a sus anchas. Este tipo de situación en la que los jóvenes carecen de metas e ilusiones es el caldo de cultivo ideal para el surgimiento de regímenes totalitarios como fueron a mediados del siglo XX el Fascismo, el Nazismo o el Comunismo Soviético.

La película trata de un profesor muy carismático y algo vanguardista en sus métodos de enseñanza, que debe dirigir durante una semana un proyecto sobre la Autocracia, régimen político que consiste en que un colectivo puede gobernarse a sí mismo basándose en la unidad, disciplina e identidad del grupo, que llevado al extremo es el origen de las dictaduras. Ante la pregunta de si sería posible que en pleno siglo XXI resurgiesen los totalitarismos, los adolescentes opinan que eso es imposible, que está más que superado, así que el profesor les propone un ejercicio práctico en que ellos formarán un grupo con un nombre, un logo, un uniforme, una web, etc. Pronto los problemas de desarraigo familiar y exclusión social que tienen la mayoría de ellos hará que su devoción a su grupo La Ola sea total, y que el experimento que debía ser un mero ejercicio académico se le escape de las manos al profesor.

El contenido es muy interesante y está impecablemente narrado. Los acontecimientos se suceden en un plazo de una semana y los personajes experimentan una evolución enorme en muy poco tiempo, lo cual hace que la narración tenga un ritmo muy acelerado. Además son varios personajes, cada uno con sus problemas familiares o de adaptación social, y todo está desarrollado en menos de dos horas de metraje, lo cual hace que cada plano aporte algo a la historia; todo lo que se cuenta es interesante, así que para el espectador la película se pasa en un suspiro. La película es muy directa en sus propuestas y en su desarrollo.

Todos los actores están correctos en sus papeles, pero destaca especialmente Jürgen Vogel en el papel del profesor Rainer Wenger, que aporta el carisma necesario al personaje.

Las consecuencias de llevar al extremo lo que empieza como un juego se mostró hace unos años en El club de lo Poetas Muertos (Dead Poets Society, Peter Weir 1989), en la que un profesor poco ortodoxo, interpretado por Robin Williams, enseña literatura a sus alumnos y les inspira, les habla del club de los Poetas Muertos como un grupo que se reúne para leer a los grandes poetas y sublimar sus almas a través de la poesía. Si bien el punto de partida es muy diferente al de La Ola, finalmente ambas historias convergen al producirse un cambio drástico de personalidad en los alumnos por su excesiva implicación en un grupo, devoción desmedida que tiene su origen en la incompresión que sufren en sus hogares, en el vacío que tienen por sentirse ignorados y la búsqueda consciente o inconsciente de su propia identidad.

La conclusión positiva que se puede extraer es que pertenecer a un grupo es muy interesante para ayudar a los demás y ser ayudado, para la disciplina, la lealtad al grupo, todo eso son valores muy positivos pero lo que no se puede hacer es perder la identidad propia. Los extremos no son buenos, ni individualismo atroz ni el corporativismo exacerbado, lo ideal es encontrar el equilibrio entre ambas posiciones. Hay una faceta individualista que se debe mantener para evitar ser totalmente absorbido por un grupo que en un momento determinado puede fallar y hay que saber verlo con objetividad para no dejarse arrastrar por el lado oscuro.

martes, 16 de diciembre de 2008

Ultimatum...al director


Para nadie es un secreto que llevamos ya un tiempo en una vorágine tremenda de sagas, adaptaciones y remakes. Se estrena ahora Ultimatum a la Tierra (The day the Earth stood still, Scott Derrickson, 2008), remake del clásico de ciencia ficción homónimo dirigido por Robert Wise en 1951. La historia es muy interesante en cuanto a reflexión sobre la condición humana, y goza de plena vigencia hoy en día. Trata sobre un alienígena que llega de una civilización más avanzada que la nuestra para advertirnos que deben salvar el planeta Tierra de la amenaza que supone el mismo la especie humana. Nos estamos cargando el planeta así que nuestros vecinos estelares nos dicen que nos van a exterminar para salvarlo.

La nueva versión respeta la historia original y la dota de los grandiosos efectos especiales que los medios técnicos permiten hoy en día. Una buena historia, tomas aéreas espectaculares, efectos especiales a la altura de las circunstancias y un reparto con caras conocidas como Keanu Reeves, Jennifer Connelly, Kathy Bates y John Cleese. La cosa pinta bien. Hasta aquí lo positivo. Lo negativo es que le falta emoción, tensión ,garra, alma, ritmo,...dando así un resultado frío y soso. El joven director demuestra un gran conocimiento de la tecnología digital y la técnica en general, pero a la hora de extraer emoción de los actores, de narrar la historia de modo coherente y de darle identidad propia a la película, se encuentra más perdido que un pulpo en un andamio.

Este es un defecto que se ve en muchos nuevos directores a los que asignan producciones de gran envergadura sin tener apenas experiencia, ni en el cine ni en la vida en general, pues son gente muy joven. Pero el cine no consiste sólo en aprender técnica cinematográfica en una escuela, también es necesario tener una perspectiva externa al medio, para poder aportar algo personal al producto. Los grandes maestros habían trabajado y vivido totalmente ajenos al medio antes de dirigir películas, y su visión particular enriquecía las películas que dirigían. Para que una película sea buena no basta con que tenga una factura y un acabado técnico impecables, también es necesario que tenga alma, que de alguna manera se haga notar el sello del autor, que los personajes transmitan emociones, que la atmósfera de la película envuelva al espectador.

En definitiva es una lástima que con los medios técnicos, artísticos y conceptuales que baraja la película no se les haya sacado más partido, porque desde luego se le podía haber sacado más, mucho más.

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Películas que me gusta ver en Navidad


El año pasado escribía sobre películas extrañamente navideñas, así que este año me referiré a otras más típicamente navideñas pero no las que se suelen poner en la tele todos los años sino más bien las que a mí, particularmente, me gusta ver en estas fechas.

Puesto que estamos en las semanas previas a la Navidad, en estos días me gusta revisitar Love Actually (Richard Curtis, 2003), cuya trama se desarrolla precisamente en estas fechas. Se trata de una comedia sobre las relaciones humanas a través de varias historias entrelazadas en las que se ven todo tipo de personajes: desde el Primer Ministro Británico hasta el típico pringao que no se come una rosca, pasando por un padre viudo, un ejecutivo de publicidad que le es infiel a su esposa, una relación interracial de unos recién casados o un viejo rockero venido a menos que saca una versión navideña de Love is all around para relanzar su carrera, o al menos para ganar algo de pasta. Muchas emociones y muchos sentimientos en una película optimista y divertida que transmite muy buenas vibraciones y goza de un reparto coral plagado de actores de primera fila como Hugh Grant, Emma Thompson, Alan Rickman, Liam Neeson, Laura Linney o Colin Firth.

Ya metidos en fechas navideñas es importante revisar Los Teleñecos en Cuento de Navidad (The Muppet Christmas Carol, Brian Henson 1992), la versión del clásico cuento de Dickens sobre la redención del avaro prestamista que recibe la visita de tres fantasmas en Nochebuena, contada por Gonzo y con el gran Michael Caine encarnando a Mr. Scrooge e interactuando con las famosas marionetas de Jim Henson. Entretenida, divertida y entrañable, una película para disfrutar en familia durante estas Fiestas.

Y el toque español lo voy a dar con Se armó el Belén (José Luis Sáenz de Heredia, 1969), en la que Paco Martínez Soria encarna a un párroco destinado a un barrio en el que los feligreses van más bien poco a misa, y para captar su atención decide montar un Belén viviente y además hacer que salga por televisión, y claro, ante la posibilidad de salir en la tele hasta los más ateos del barrio se apuntan a montar el Belén. Divertida y además muy vigente hoy en día en cuanto al debate religioso y el poder de los medios de comunicación.

Para finalizar voy a citar una película que no es navideña pero que a mí, no sé por qué, en los últimos años me gusta ver durante estas fechas: El Fantasma de la ópera (The Phantom of the opera, Joel Schumacher 2004). La música de Andrew Lloyd Webber tiene un toque de romanticismo muy potente y crea una atmósfera emocional muy peculiar, lo cual hace que me resulte muy grato disfrutar de esta película en esta época del año.

lunes, 1 de diciembre de 2008

Estreno On-Line


Es 1 de diciembre y tal como se había anunciado ya está disponible para ver on-line en la web oficial de Galax Pictures el nuevo corto de ficción El Paladín, una historia sobre amistad y lealtad contada en clave de drama.


Trata de una ambiciosa periodista que entrevista al único testigo de un trágico accidente en el que muere una famosa top model.

Espero que disfruten.