Entrada destacada

Promo de Galax Pictures 2017

Busca en Galax Pictures Cine Blog

miércoles, 28 de julio de 2010

La fuga de los juguetes


Andy se hace mayor y sus juguetes van a parar a una guardería en la que se acaban encontrando prisioneros, por lo que deben evadirse como sea. A grandes rasgos esta es la trama de Toy Story 3 (Lee Unkrich, 2010), una especie de La gran evasión (The great escape, John Sturges 1963) en clave de comedia familiar de animación 3D. Una idea interesante aunque no excesivamente original ya que tiene el precedente de Evasión en la granja (Chicken run, Peter Lord y Nick Park, 2000), estupenda película de animación stop motion sobre unas gallinas que planean fugarse de un corral en el que viven como si fuera un campo de concentración. Esto es algo que choca un poco porque la factoría de John Lasseter nos tiene acostumbrados a historias con planteaminetos muy originales como Up, Wall-E o Ratatouille. Nos tienen habituados a mostrarnos algo insólito como un romance robótico, una rata cocinera o una casa que vuela con globos de feria, mientras que en Toy Story 3 salta enseguida la referencia a las gallinas de plastilina.

Sin embargo la nueva criatura de Pixar emerge triunfante con un guión muy sólido, como suele ser habitual en sus producciones, que perfila a los personajes con una hondura psicológica muy notable y establece relaciones muy intensas entre ellos.

Continúan primando los valores de la amistad y la lealtad como tema de fondo principal en consonancia con las anteriores entregas de la saga. La técnica de animación es impresionante, sobre todo porque consiguen que esté a la altura de las animaciones actuales en cuanto a técnica, pero los personajes conservan el encanto que poseían en la primera e innovadora cinta de 1995. Guiños para cinéfilos, conspiraciones, traiciones, acción, buenos y malos, la película tiene de todo. En algunos momentos es más adulta que infantil, por lo que en general es disfrutable por todos los públicos.

Momentos muy divertidos y otros de gran dramatismo perfectamente dosificados, hacen de esta película una deliciosa experiencia audiovisual que ilusiona y emociona.



Leer critica Toy Story 3 en Muchocine.net
Artículos relacionados: Competiciones veraniegas

jueves, 22 de julio de 2010

Ensalada de tiros y risas


Una fórmula muy utilizada por Hollywood en la temporada estival, es la de juntar a dos astros del celuloide con buena química en pantalla y hacerles vivir un romance ligero en una situación límite con grandes dosis de acción y comedia. Michael Douglas y Kathleen Turner vivieron exóticas y divertidas aventuras en Tras el corazón verde (Romancing the Stone, Robert Zemeckis 1984) y en La Joya del Nilo (The jewel of the Nile, Lewis Teague 1986), o por ejemplo Mel Gibson se unió a Goldie Hawn en una trepidante persecución en Dos pájaros a tiro (Bird on a wire, Jon Badham 1990). Arnold Schwarzenegger con Vanessa Williams en Eraser (Chuck Russell, 1996) o Keanu Reeves con Sandra Bullock en Speed (Jan de Bont, 1994) son otros buenos ejemplos de esta receta veraniega.

James Mangold, director de las interesantes CopLand (1997) y El tren de las 3:10 (3:10 to Yuma, 2007), aplica esta fórmula para servirnos en este caluroso verano una refrescante ensalada de tiros y risas con Tom Cruise y Cameron Díaz recorriendo el mundo entre balas, chistes y coqueteos. Así es Noche y día (Knight and day, 2010), una historia de espías llevada al límite de acción y comedia, como Mentiras arriesgadas (True lies, James Cameron 1994) pero con una envergadura de producción mucho menor que la del mastodóntico film del director de Avatar. La trama se desencadena por una pila de gran potencia creada por un chico superdotado al que ha captado enseguida el gobierno de Estados Unidos para recluirlo en un lugar supersecreto.

La química entre Cruise y Díaz funciona a la perfección. Tom hace una versión más pícara y desenfadada de su agente Ethan Hunt de Mission:Impossible y Cameron Díaz se muestra encantadora en todo momento. Jordi Mollá reaparece nuevamente como malo de una comedia de acción tras haberlo visto en Dos policías rebeldes 2 (Bad boys 2, Michael Bay 2003) haciendo de narcotraficante cubano. Ahora el rol es de traficante de armas español, y le va mejor que el anterior. Sobre la muy comentada secuencia de los San Fermines en Sevilla, sólo decir la secuencia en sí a mí me gustó, con motos y coches pegando tiros entre los toros, al margen de la polémica que pueda suscitar la mezcla de folclore español que tanto le gusta a Tom Cruise. Recordemos que en Mission: Impossible 2 ya había creado una atmósfera un tanto peculiar combinando la Semana Santa de Sevilla con las Fallas de Valencia.

En definitiva un divertimento sin pretensiones para pasar una divertida tarde de caluroso verano. Cine de evasión en estado puro.
Más información sobre esta película
Leer critica Noche y día en Muchocine.net

sábado, 17 de julio de 2010

Crisis existencial


Érase una vez un ogro verde que rescató a una princesa hechizada, se casó con ella, conoció a su familia, se enfrentó al origen del hechizo bajo el cual fue condenada su mujer, y asumió, no sin grandes preocupaciones, el reto de ser padre, teniendo finalmente tres hijos. Hasta aquí llegan las tres primeras partes de este cuento de hadas. Con la moraleja de que no se sabe lo que se tiene hasta que se pierde, Shrek: Felices para siempre (Shrek: Forever after, Mike Mitchell 2010) se perfila como el cuarto y último capítulo, en el que cuando todo parece ser perfecto, Shrek se siente agobiado por la rutina diaria hasta el punto de vender su alma, literalmente hablando, por volver a ser, aunque sólo sea por un día, el terrorífico ogro de antaño. Para ello firma un macabro pacto con el brujo Rumpelstiltskin, viéndose así viviendo en una realidad alternativa más oscura y caótica, algo así como lo que nos mostraba en su momento Regreso al futuro II (Back to the future II, Robert Zemmeckis 1989) en la que los viajeros del tiempo al cambiar el pasado se encontraban con su mundo patas arriba cuando volvieron a su presente.

El nuevo y tétrico escenario del reino de Muy Muy Lejano recuerda en su ambientación a la secuencia inicial de Cómo entrenar a tu dragón de la propia factoría Dreamworks. Los nuevos roles de los personajes de siempre son interesantes, especialmente la princesa Fiona convertida en una cañera ogresa guerrera. El Gato con Botas se ha vuelto gordo y sedentario y Asno sigue siendo el mismo de siempre pero más desconfiado y con el pelo sucio y desaliñado. La técnica de animación es cada vez más avanzada, especialmente llama la atención en este film el grado de perfección en la textura de los rostros humanos. El ritmo es muy bueno y la película resulta muy divertida. Los diálogos tienen mucha chispa y Rumpelstiltskin se revela como un estupendo villano para la función.

En Shrek Tercero, aunque era entretenida, la saga había dado un bajón que ahora remonta vuelo con esta última entrega. Quizá se debía a los nuevos personajes: la segunda parte tenía tres magníficos fichajes estrella con el rey Harold, el hada Madrina y el Gato con Botas, y esta cuarta parte juega una buena baza con el retorcido y vengativo brujo. Sin embargo en el tercer episodio los nuevos Arturo y Merlín no acabaron de cuajar del todo. A pesar de que ahora consigue levantar cabeza muy dignamente, lo que también es cierto es que deja una cierta sensación de que la trama es una excusa para volver una vez más a las pantallas a modo de despedida, síntoma de que la historia ya no da más de sí, pero es de agradecer que se tomen la molestia de despedirse con todos los honores y no desaparecer a la deriva por desgaste como ocurre con otras series.

En definitiva este capítulo final supone un digno cierre de la saga que se ha convertido en uno de los iconos cinematográficos de la última década. Y colorín colorado este cuento se ha acabado.

Más información sobre esta película

Artículos relacionados: Competiciones veraniegas

Leer critica Shrek: felices para siempre en Muchocine.net

domingo, 11 de julio de 2010

El Visionario a concurso

El corto documental El Visionario se presenta al concurso de TCM y ONO El corto y cálido verano. Si tienes perfil en Facebook puedes votar por este vídeo visitando el siguiente enlace: http://apps.facebook.com/cortoverano/108.php

Gracias y saludos,

jueves, 1 de julio de 2010

La pugna por el legado


En sus últimos días de vida el célebre escritor León Tolstoy fue testigo de cómo su socio Vladimir Chertkov, líder del movimiento Tolstoyano, y su amadísima esposa la condesa Sofía, se disputaban su legado por distintos intereses: él por la causa social que defiende y ella por su familia. Esta es la historia que nos cuenta Michael Hoffman en su película La última estación (The last station, 2009).

Todos los personajes se muestran con luces y sombras y están admirablemente interpretados. Los veteranos Christopher Plummer y Helen Mirren, en los respectivos papeles de Tolstoy y su mujer, están pletóricos y de hecho recibieron sendas nominaciones a los Oscar en la pasada edición. Plummer perdió contra Christoph Waltz por Malditos bastardos, algo que resulta comprensible, mientras que Mirren se quedó sin estatuilla frente a Sandra Bullock por The blind side, algo que podría ser discutible. Completan el reparto el siempre interesante Paul Giamatti y los jóvenes actores James McAvoy y Kerry Condon, que consiguen no desentonar al lado de tanta veteranía y están a la altura de las circunstancias.

Basada en la novela de Jay Parini, Hoffman coescribe con el autor el guión y dirige con elegancia esta apasionante historia, con un ritmo narrativo simplemente correcto y una intensidad emocional equilibrada. La fotografía y la recreación de la época, acompañadas de la adecuada música, forman el marco idóneo para disfrutar de este drama biográfico que se desarrolla en la Rusia de principios del siglo XX.

Leer critica La última estación en Muchocine.net