Entrada destacada

Promo de Galax Pictures 2017

Busca en Galax Pictures Cine Blog

domingo, 25 de enero de 2015

Los juicios de Auschwitz

Gracias a Sensacine por el preestreno de La conspiración del silencio, que contó con la presencia del director y el actor protagonista.

Muchos conocen los famosos juicios de Nüremberg, aquellos en que los Aliados tras ganar la II Guerra Mundial juzgaron a los oficiales nazis por crímenes contra la humanidad. Una historia que además contó con una adaptación al cine en la película Vencedores o vencidos, repleta de grandes estrellas como Spencer Tracy, Burt Lancaster, Montgomery Cliff o Richard Widmark.

Menos conocida es la historia de otros juicios, los que llevaron a cabo los alemanes en 1963 contra los ex-oficiales nazis que tomaron parte en el exterminio realizado en el campo de concentración de Auschwitz. En general se sabe lo que allí ocurrió, pero lo interesante del caso es que si hoy día se conocen esos hechos es gracias al coraje de unos hombres que se opusieron a guardar silencio sobre aquello. Al terminar la Guerra los ex-oficiales volvieron a la vida civil recolocándose en distintas posiciones, y en la sociedad alemana se hizo una especie de silencio para olvidar esos hechos, ya que quien más y quien menos tenía algún pariente o alguien cercano que había pertenecido al Partido, así que muchos querían olvidar sin más, no pensar en ello y seguir adelante.

Sin embargo entre 1958 y 1963 se realizaron investigaciones para llevar a juicio a los responsables de las atrocidades cometidas en Auschwitz. Esta es la historia que nos cuenta La conspiración del silencio, una producción alemana que relata minuciosamente este hecho histórico. Para la película crean un personaje en el que se centra el trabajo de investigación. Todo lo que se refiere a su vida privada y su evolución emocional a lo largo del proceso es ficción, pero todo el cómo se llevó a cabo la investigación es verídico y ha sido exhaustivamente documentado.

La película es muy correcta en todos sus aspectos, desde las interpretaciones de los actores hasta la puesta en escena y la ambientación de la época. A nivel de intensidad dramática el film va de menos a más. Comienza algo tibia, falta de garra, de chispa, pero a medida que avanza el proceso que relata así como el metraje, va ganando intensidad y al final deja satisfecho al espectador.

Una buena película resuelta con oficio por el director Giulio Ricciarelli, actor alemán de origen italiano que debuta en la dirección de largometraje con este film. El protagonista, Alexander Fehling, da la talla para llevar el peso protagonista de la historia. Entre los secundarios cabe destacar también la interpretación de la actriz Friederike Becht y el actor André Szymanski, en el rol del periodista Thomas Gnielka, que sí es un personaje real en la historia.

domingo, 18 de enero de 2015

Fe, ciencia y amor

El director británico James Marsh, artífice de documentales como por ejemplo Man on wire, dirige la adaptación de la autobiografía de Jane Wilde, la primera esposa del aclamado cosmólogo Stephen Hawking, en un emocionante y conmovedor biopic de una de las mentes más brillantes de la ciencia de las últimas décadas, que lleva por título La teoría del todo.

Una historia sobre cómo el amor puede combatir a la muerte y unir a dos personas de creencias contrapuestas. Él es ateo, ella anglicana practicante. A él le diagnostican ELA a los 21 años, en los albores de su noviazgo con Jane y de realizar sus estudios de doctorado. Los médico le pronostican dos años de vida. Ella decide seguir adelante y se casan. Hoy en día Hawking tiene 73 años y se ha convertido en uno de los científicos más prestigiosos del mundo.

Sin duda es una historia digna de llevar a la gran pantalla, y el director James Marsh lo hace con buen oficio. Desde un punto de vista técnico destacaría como grandes virtudes del film la puesta en escena y la fotografía. Por otro lado la partitura del compositor islandés Jóhann Jóhannsson, responsable también de la música de Prisioneros, resulta deliciosa, un placer para el oído.

Los actores son muy buenos, especialmente la pareja protagonista. Eddie Redmayne, el joven Marius de Los Miserables, encarna con enorme verosimilitud a Stephen Hawking. Su composición del personaje es impecable. Pero sin duda la que destaca por encima de todo el elenco es Felicity Jones en el papel de Jane Wilde, la abnegada y luchadora esposa de Stephen, que logra no sólo encarnar con gran convicción al personaje sino además transmitir todo un abanico de emociones: embelesamiento, dolor, sacrificio, entereza, admiración, tristeza. Su vida es como una montaña rusa emocional y la joven actriz lo transmite.

Es cierto que la película trata de la vida de un genio, una historia de superación y de amor, un debate entre razón y Fe, pero por encima de todo es un relato sobre el ser humano, con sus virtudes y debilidades, que trasciende más allá de clichés y etiquetas superficiales, sin regodearse en la tragedia, sin tremendismos, simplemente mostrando personajes veraces, bien trazados, con calado dramático. Una película que conmueve.

jueves, 8 de enero de 2015

El primer ordenador del mundo

En los últimos años se han retratado en el campo de la ficción distintos puntos de inflexión en la historia de la informática. Así podíamos ver el origen de Facebook en La red social, de David Fincher, o cómo se perpetró el nacimiento de la marca Apple en el film Jobs, o incluso en televisión se puede ver actualmente la serie Halt and catch fire, en torno al auge de los conocidos como "PCs clónicos" a principios de los años 80.

Ahora llega a la gran pantalla la película The imitation game: Descifrando Enigma, del director noruego Morten Tyldum en una coproducción entre Estados Unidos y Reino Unido, que cuenta la vida de Alan Turing, un brillante matemático que creó un artilugio para descifrar las máquinas de cifrado Enigma de los nazis durante la II Guerra Mundial. Fue la primera que construyó, y posteriormente continuó su labor en este campo dando lugar a lo que se conocieron como "máquinas de Turing", que son la base de los ordenadores actuales.

La película es sensacional narrativamente. El buen ritmo se mantiene durante todo el metraje y el relato transcurre en tres tiempos: principios de los años 50, en que se descubre su homosexualidad y es condenado por ello según las leyes de aquel momento, los años de la II Guerra Mundial, que cuenta su trabajo para desencriptar las comunicaciones alemanas y compone el núcleo central de la película, y la infancia del protagonista, a la que acude en varios flashbacks para explicar ciertos rasgos de su personalidad como adulto.

La interpretación de Benedict Cumberbach como el excéntrico genio de la computación es brillante. Ya suenan los rumores de posibilidad de Oscar. De momento está nominado a los Globos de Oro. La película tiene en total cinco nominaciones. Le acompañan en el reparto Keira Knightly, Mark Strong, Charles Dance, Matthew Goode y Allen Leech, este último conocido especialmente por la serie televisiva Downton Abbey.

El conjunto viene realzado por una inspiradora partitura musical del prolífico Alexandre Desplat, que ya el año pasado había musicalizado otra historia de la II Guerra Mundial en Monuments Men. Por otro lado cabe destacar un nombre español en el apartado técnico: Óscar Faura, director de fotografía de títulos como El orfanato o Lo imposible.

The imitation game es una gran película sobre guerra, ciencia y tecnología que trasciende estos temas para encontrar su esencia y la conexión con el público en un plano más profundo, en el que un grupo de personas debe enfrentarse a grandes dilemas morales al utilizar la información obtenida de su trabajo de descifrado. La información es poder y el poder conlleva grandes responsabilidades al hacer uso del mismo. Por otra parte vemos cómo el protagonista se enfrenta a un sistema en el que no encaja, y su tormento por ser un genio incomprendido y ver su vida privada comprometida por un sistema legislativo injusto.

domingo, 4 de enero de 2015

Frases de cine vol. VIII

Según la numerología el 2015 es un año 8. Así que comencemos el año en el blog con la Octava recopilación de frases de cine compartidas en Twitter, que consta de 8 nuevas citas:

1. "Lo que hacemos en la vida tiene su eco en la eternidad.", Russel Crowe (Máximo Décimo Meridio), Gladiator (Gladiator, Ridley Scott, 2000).

2. "Las cosas hermosas no buscan llamar la atención.", Sean Penn (Sean O'Connell), La vida secreta de Walter Mitty (The secret life of Walter Mitty, Ben Stiller, 2013).

3. "Moneypenny, eres una fiesta para mis ojos.", Roger Moore (James Bond), Sólo para sus ojos (For your eyes only, John Glen, 1981).

4. "¡Eres hierba y yo soy cortacésped!" Danny de Vito (Ralph), La joya del Nilo (The Jewel of the Nile, Lewis Teague, 1985).

5. "Su ego extiende cheques que su bolsillo no puede pagar.", James Tolkan (Stinger), Top Gun (Top Gun, Tony Scott, 1986).

6. "Yo no puedo escuchar mucho a Wagner, ¿sabes? Me entran ganas de invadir Polonia." Woody Allen (Larry Lipton), Misterioso asesinato en Manhattan (Manhattan murder mystery, Woody Allen, 1993).

7. "Un tipo me dijo una vez: no admitas nada en tu vida que no puedas dejar en 30 segundos si la pasma te pisa los talones.", Robert De Niro (Neil McCauley), Heat (Heat, Michael Mann, 1995).

8. "El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos." , Ingrid Bergman (Ilsa), Casablanca (Casablanca, Michael Curtiz, 1942).