Entrada destacada

Secuelas tardías, ¿una buena idea?

Hace poco se publicaba el primer teaser de Blade Runner 2049 , cuyo estreno está previsto para octubre de este año. Se trata de la secuela ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

sábado, 10 de septiembre de 2016

Con las armas no se juega

El sueño americano existe, el triunfo de jóvenes emprendedores estadounidenses que han creado un gran imperio partiendo de cero. Algunas de estas historias reales han servido de base para muchas películas biográficas, como por ejemplo La red social, Steve Jobs, o Joy. También es cierto que, a pesar de que todos los caminos hacia el éxito están plagados de luces y sombras, ya que no es oro todo lo que reluce, son historias que en general acaban bien y están aceptadas por la sociedad. Sin embargo hay otra cara de ese sueño americano, una cara oscura forjada por jóvenes que buscan ese éxito a cualquier precio, y unas veces por maldad y otras por ignorancia, traspasan los límites de lo legal y lo moral cegados y embriagados por el color del dinero. También algunos de estos sucesos han sido llevados a la gran pantalla, como por ejemplo en El lobo de Wall Street, o Dolor y dinero. Ahora es Todd Phillips, director de Resacón en Las Vegas, quien nos trae una de estas historias: Juego de armas (War Dogs).

La película nos cuenta cómo dos veinteañeros se meten en el negocio del armamento durante la guerra de Irak y acaban convertidos en traficantes de armas. El tono del film es de comedia gamberra, pero muy equilibrada, en tanto que el hecho de narrar en clave cómica no eclipsa ni desvirtúa el mensaje subyacente de crítica social sobre la hipocresía y la reprobable moralidad que entraña el negocio de la guerra. En ese sentido es bastante incisiva, sobre todo al inicio del metraje con un sarcástico discurso en la línea del que se hacía sobre los trapos sucios de la banca en La gran apuesta.

Protagonizan Jonah Hill, conocido por comedias como Infiltrados en clase, o Juerga hasta el fin, entre otras, Miles Teller, conocido por Whiplash, Divergente y el fallido reboot de Los cuatro fantásticos, y Ana de Armas, que se encuentra ahora rodando la secuela de Blade Runner con Ridley Scott. Bradley Cooper ejerce como productor y se reserva un papel secundario en pantalla.

Juego de armas es divertida, incisiva y trepidante, y además cuenta con una acertada selección de canciones para reforzar determinadas escenas. Desde mi punto de vista el título en español habría sido mejor si mantuvieran la traducción literal del original War Dogs, que sería "Perros de guerra".

Gracias a Sensacine por una nueva velada cinematográfica con el preestreno de esta película.

1 comentario:

Cine y Series dijo...

Excelente película, la recomiendo.