Entrada destacada

Fotogramas y corcheas se amalgaman en el jazz

«No hay melodía. Trasciende las notas, no es lo que se espera. Se improvisa, como lo de hoy.» Así definía el jazz Tom Cruise en la piel de ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

sábado, 7 de enero de 2017

Passengers, una vida en el espacio

El inicio de año en este blog tiene en común con el año pasado a una actriz: Jennifer Lawrence. Si 2016 arrancaba con la reseña de Joy, en este 2017 le toca el turno a otro título de una sola palabra y con la misma actriz: Passengers, una entretenida película de ciencia ficción dirigida por el cineasta noruego Morten Tyldum, responsable de The imitation game.

Lawrence comparte protagonismo con Chris Pratt, al que pudimos ver hace escasos meses en el reparto coral de Los siete magníficos. Sin embargo, esta vez está acompañado únicamente de su coprotagonista femenina y en papeles más secundarios por Michael Sheen y Laurence Fishburne. Pratt interpreta a un mecánico que forma parte del pasaje formado por cinco mil personas de la nave espacial Avalon, cuyo destino es un nuevo planeta habitable para los seres humanos. El viaje dura ciento veinte años, durante los cuales tanto pasajeros como tripulación deben permanecer hibernados. Pero cuando aun faltan noventa años para llegar al destino, un accidente hace que se produzca un fallo en el sistema y el mecánico se despierte antes de tiempo. La soledad en el vacío del universo con la sola certeza de que pasará así el resto de su vida, sin volver a pisar tierra firme, es el detonante de la trama del film.

Un tema interesante con una puesta en escena muy vistosa y dos protagonistas sólidos en sus interpretaciones. Es muy buena película de ciencia ficción, pero lo único que no la convierte en una gran película es su falta de pretensiones. Es un film honesto, ya que no pretende ser un hito del género sino simplemente una historia de aventuras espaciales, y lo consigue con creces. Sin embargo, esa falta de pretensiones hace que los personajes carezcan de un mayor calado dramático. Están trazados con los rasgos justos y necesarios para sintonizar con el público y que este se muestre dispuesto a permanecer atento a lo que les ocurre durante casi dos horas de metraje. Apenas se sabe nada de estos personajes y la película se centra en su evolución en una situación insólita, en cómo afrontan un problema sin solución.

Buena ambientación musical a cargo de Thomas Newman, responsable de las partituras de Buscando a Dory, El puente de los espías o Spectre, por citar algunos ejemplos. En definitiva Passengers es una entretenida película de ciencia ficción con buen ritmo narrativo, momentos de tensión, algún que otro toque de humor, un romance galáctico algo ligero y un aspecto visual muy atractivo.

No hay comentarios: