Entrada destacada

Promo de Galax Pictures 2017

Busca en Galax Pictures Cine Blog

viernes, 17 de marzo de 2017

Premios Cinemanet 2017

El pasado 27 de febrero tuvo lugar en Madrid la entrega de los premios anuales Personaje y ¡Qué bello es vivir! de la asociación de cine Cinemanet. Este año los premiados han estado repartidos entre España, Italia y Gran Bretaña.

El premio Personaje en la modalidad de ficción fue para don Pietro, de la comedia italiana Si Dios quiere. Por otra parte, el personaje real premiado fue el de Soledad Acosta Torres, de la película española Luz de Soledad.

En cuanto a los premios ¡Qué bello es vivir!, fueron galardonadas La vida de Jan, como película española, y la británica El último acto, como película del «resto del mundo».

Finalmente se rindió homenaje al productor y director Primitivo Rodríguez, con el premio de honor a su trayectoria humanística dentro del cine.

Este es el vídeo de la gala.


domingo, 12 de marzo de 2017

Kong, el amo y señor de la isla Calavera

Gracias a Sensacine por el preestreno de Kong: la isla Calavera.

Uno de los grandes personajes, grande en todos los sentidos, de la historia del cine es sin duda King Kong. Desde su estreno en 1933 la mítica producción de Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack, ha sido fuente de inspiración de secuelas, remakes, e imitaciones tanto en cine como en televisión. Ahora llega una nueva película con el gorila gigante de protagonista en Kong: La isla Calavera (Kong: Skull island).

En esta ocasión la acción se desarrolla en 1973 durante el inicio de la retirada de tropas estadounidenses de Vietnam. A un grupo de soldados les encomiendan como última misión, antes de regresar a su país, que sirvan de escolta a una expedición de científicos que se va a adentrar en una isla, descubierta por una foto de satélite, al sur del Pacífico. Allí encontrarán un ecosistema salvaje, poblado por criaturas prehistóricas que han evolucionado aislados en ese microcosmos a lo largo de los siglos, de los cuales Kong es el rey.

La galería de personajes se antoja interesante, mezclando militares y científicos, aunque ninguno está desarrollado más allá del mero arquetipo, puesto que la película es un filme de aventuras sin mayor pretensión que la de entretener, y eso lo consigue con creces. Varios rostros conocidos se dejan ver en la pantalla, como Tom Hiddleston, Brie Larson, John Goodman, pero hay dos actores que con su carisma hacen crecer a sus respectivos personajes por encima de la media del reparto y más allá de su parco desarrollo sobre el papel: John C. Reilly y Samuel L. Jackson.

Las referencias cinematográficas que se entremezclan son muy variadas. Por un lado, la puesta en escena de los helicópteros es un guiño claro a Apocalypse Now. Por otra parte, la combinación de tema militar combatiendo contra monstruos en la selva nos remite a Depredador. Y en general, el marco en que se desarrolla la acción tiene un aire a la saga de Jurassic Park. Además de los efectos digitales de primera línea, que recrean fantásticamente unos animales antediluvianos miméticos con el paisaje, hay que tener en cuenta que la fotografía de Larry Fong y la música de Henry Jackman, consiguen una atmósfera poderosa que le aporta mucha fuerza visual a la película. L.Fong ha sido el responsable de la fotografía en títulos como 300, Super 8, o Watchmen. Por su lado H.Jackman cuenta en su filmografía con las partituras de X-Men: primera generación, Kick-Ass, o Rompe Ralph, por citar algunos ejemplos.

El director es Jordan Vogt-Roberts, un realizador forjado en la televisión para el que Kong: la isla Calavera supone su segundo largometraje en cine tras The kings of summer, en 2013. Esta vez ha conseguido una entretenida película de aventuras, muy palomitera, y con una interesante escena postcréditos. Tiene varios golpes de humor, que funcionan unos mejor que otros, buen ritmo narrativo, y un cierto mensaje ecologista de trasfondo sobre las consecuencias de alterar el equilibrio natural de un ecosistema.

domingo, 5 de marzo de 2017

Palafox, fundido encadenado

Hace diez años varias salas clásicas de Madrid cerraban sus puertas. Los cines Benlliure, Avenida o Tívoli, dejaban de albergar al séptimo arte para dar paso a otras actividades. Esta semana ha vuelto a ocurrir con uno de los últimos bastiones del cine a la antigua usanza que quedaban en Madrid: el cine Palafox. Y su despedida ha sido por todo lo alto, con la grandeza de los tiempos dorados de Hollywood. Durante la última semana de febrero se proyectaron varios títulos clásicos. Particularmente no me quise perder la fiesta, así que acudí con unos amigos a ver una vez más en pantalla grande Blade Runner, de la cual se estrenará su tardía secuela el próximo mes de octubre. Otros títulos míticos que han desfilado por la pantalla esta semana han sido Lawrence de Arabia, Con faldas y a lo loco, Casablanca, Memorias de África, por citar algunos ejemplos. Una exquisita selección de películas para cerrar una etapa de la vida con broche de oro.

La mítica sala 1 de los cines Palafox, ha sido testigo de innumerables eventos relacionados con el mundo del celuloide, como preestrenos, pases de prensa, la gala anual de premios del CEC (Círculo de Escritores Cinematográficos), en fin, toda una historia vinculada a la magia de la gran pantalla que ahora toca a su fin. Sin embargo, la buena noticia es que no se trata de un fundido a negro, sino de un fundido encadenado, puesto que sus puertas reabrirán para seguir proyectando películas, pero de otra manera, con otro concepto. Una nueva era cinematográfica comenzará su andadura tras reformar el clásico espacio. El espectáculo debe continuar.


miércoles, 1 de marzo de 2017

Óscar 2017: ensalada de productores en escena

Si por algo va a ser recordada la gala de los Óscar de este año, será por el error garrafal cometido en el momento de dar el premio a mejor película. Warren Beatty y Faye Dunaway, los otrora protagonistas de Bonnie & Clyde, salen al escenario para abrir el sobre del film ganador. Es el momento más esperado de la noche. Warren abre el sobre y hace un gesto dubitativo. No sabemos si está de broma, o si ocurre algo raro. Entonces se lo pasa a Faye para que diga el título ganador, y ella nombra a La la land. Los productores suben al escenario a recoger su premio y, mientras hablan, se percibe un cierto revuelo detrás de ellos. Entonces son interrumpidos, porque parece ser que ha habido una equivocación con el sobre, y la ganadora en realidad es Moonlight. Hay cierta confusión en cuanto a si es una broma o no. Finalmente, es cierto y los productores de Moonlight suben también al escenario. ¡Menudo follón! Entre agradecimientos de unos y explicaciones y disculpas por lo ocurrido de otros, concluye la gala de una forma un tanto atropellada, con muchos productores en el escenario, que uno ya no sabe quiénes corresponden a qué película.

Por lo demás, la gala hasta ese momento transcurrió con un ritmo muy fluido, en un tono lúdico y desenfadado y una puesta en escena muy espectacular, propia del mejor estilo de Hollywood. Jimmy Kimmel resultó un eficaz maestro de ceremonias y Justin Timberlake se encargó de abrir la noche cantando y bailando por toda la sala, secundado por todos los astros de la pantalla allí congregados. La irrupción de un grupo de turistas en el auditorio, así como palomitas de maíz caídas del cielo en paracaídas, fueron acertados golpes de efecto para amenizar la velada. Los premiados fueron comedidos, en general, en sus discursos de agradecimiento, salvo Viola Davis como mejor actriz de reparto, que se emocionó un poco más de la cuenta.

En la distribución de premios se ha repetido un esquema que ya viene siendo habitual en los últimos años, que es premiar a la favorita con mayor número de estatuillas, pero conceder el premio a mejor película a aquella que sea minoritaria de público y trate algún tema de calado social. Este año La la land se ha quedado con seis Óscar, mientras que Moonlight se alzaba como vencedora con tres. El año pasado Spotlight ganó con dos, y en 2014 y 2013 también ganaron con tres galardones 12 años de esclavitud y Argo, respectivamente.

PALMARÉS COMPLETO