Entrada destacada

El verano ya llegó

Que si verano por aquí, que si verano por allá… No se habla de otra cosa en estos días. Y no es para menos por la fuerza con que ha entrado ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

domingo, 27 de noviembre de 2016

Las exóticas aventuras de Vaiana y Maui

Gracias a Sensacine por una agradable velada de cine con el preestreno de Vaiana, la nueva producción de Disney, que contó con la presencia de los directores del film Ron Clements y John Musker, responsables de éxitos como La sirenita o Aladdin.

Vaiana nos sumerge en la cultura mitológica de la Polinesia. Según cuenta la leyenda el semidiós Maui robó el corazón de la diosa Te Fiti, y esto provoca que el mundo se vaya deteriorando progresivamente. Miles de años después, cuando la devastación comienza dar los primeros síntomas de que el final se avecina, una niña polinesia es elegida por el océano para ir en busca de Maui y devolver el corazón a Te Fiti para así salvar al mundo.

El defecto más notorio que se puede achacar a esta película es que no arriesgan ni con el trazado de personajes ni con el desarrollo de la narración. Está muy bien realizada pero siguiendo una fórmula más que probada. El punto de partida con una adolescente que quiere descubrir mundo enfrentada a un proteccionista padre que no permite salir del lugar donde viven, nos remite inmediatamente a títulos como Buscando a Nemo o Los Croods. Y el perfil de la protagonista comulga con lo políticamente correcto del momento, resultando algo arquetípico, en la línea de Brave. En este sentido el cine de animación ha dado este año personajes más jugosos en Kubo y las dos cuerdas mágicas y también en Buscando a Dory. Incluso bajo el sello Disney resultaban más innovadoras, en lo que a personajes se refiere, películas recientes como Frozen o Rompe Ralph.

Las criaturas que sí me resultaron originales en Vaiana son unos piratas en forma de cocos mudos y malencarados, basados en unos espíritus traviesos de la mitología isleña del Pacífico, que protagonizan una genial secuencia de acción que recuerda muchísimo a Waterworld (1995), aunque sus directores sostienen que su referencia cinematográfica está más en Mad Max: Fury road (2015), pues se declaran fans del imaginario de George Miller. No en vano Waterworld se definió en su momento como una especie de «Mad Max pasado por agua», de hecho incluso el guion se parecía bastante al de Mad Max 2: El guerrero de la carretera (1981).

Vaiana hace gala de un encomiable trabajo de documentación para retratar el exotismo del mundo polinesio, en un proyecto que se ha desarrollado a lo largo de cinco años para dar lugar a una aventura acuática y mágica presentada como un potente espectáculo cinematográfico. Este trabajo de inmersión en este mundo se plasma en la pantalla a través tanto de las vistosas imágenes como de los sonidos étnicos que impregnan la banda sonora. Las canciones van muy en la línea de lo que Disney nos tiene acostumbrados, destacando especialmente dos de ellas: De nada (You're welcome), cantada por Maui muy en la línea lúdica y fresca de No hay un genio tan genial de Aladdin. Por otra parte está el tema central cantado por Vaiana titulado Qué hay más allá (How far I'll go) que posee una fuerza emocional equiparable al ¡Suéltalo! (Let it go) de Frozen.

Se acerca la Navidad y la magia de Disney impregna las salas de cine con una nueva y exótica aventura musical llamada a ser el taquillazo navideño de este año.

sábado, 19 de noviembre de 2016

Presentado el libro de Galax Pictures

El pasado 16 de noviembre se presentó en la librería Bubok el libro Historia de un blog de cine, que condensa lo que han sido los primeros diez años de existencia de este blog. Desde estas líneas quiero agradecer su presencia a todos los asistentes al evento así como a Jerónimo José Martín, presidente del CEC, que me acompañó durante la presentación, y al equipo de Bubok Publishing.

Fue una tarde entre amigos para compartir anécdotas, curiosidades, para «hablar de mi libro», de películas de ayer y de hoy, de blogs, pero ante todo para hablar de CINE, así con mayúsculas. Una tarde en la que el séptimo Arte fue el gran protagonista.

Con motivo de esta presentación la propia editorial y la revista cultural Amanece Metrópolis, me han publicado sendas entrevistas que se pueden leer en los siguientes enlaces:

Entrevista para Bubok Publishing.
Entrevista para Amanece Metrópolis.

GALERÍA DE FOTOS

sábado, 12 de noviembre de 2016

Comandante Sully

En enero de 2009 un avión de U.S. Airways, tras despegar del aeropuerto de La Guardia en NuevaYork, topó con una bandada de aves que dañaron los motores y acabó en el río Hudson, afortunadamente sin bajas ni de la tripulación ni de los pasajeros. El comandante Chesley Sullenberger, conocido entre sus más allegados como «Sully», se convirtió inmediatamente en un héroe para la opinión pública, pero no tanto para la NTSB, la Junta Nacional de Seguridad del Transporte, que debía investigar exhaustivamente las causas del accidente y valorar si hubo o no negligencia en la maniobra realizada, poniendo así en tela de juicio la actuación del comandante durante el suceso.

Las angustiosas horas que pasó este veterano y avezado piloto debidas al trauma del accidente y a la presión durante la investigación del mismo, fueron plasmadas por el propio Sullenberger y el periodista Jeffrey Zaslow en el libro Highest duty, que ha servido de base para que Clint Eastwood nos traiga esta intensa historia a la gran pantalla bajo el título de Sully, una película que se mueve entre el drama, la recreación histórica, el biopic o género biográfico y el conocido como «cine de catástrofes».

Eastwood da una nueva lección de maestría en narración cinematográfica. Las situaciones que cuenta se desarrollan frenéticamente en pocas horas, pero su puesta en escena y ritmo narrativo llaman a la templanza, la calma y la serenidad, sin estridencias ni efectismos grandilocuentes, pero sin restar por ello ni un ápice de la intensidad, el dramatismo y la relevancia que realmente han tenido los hechos relatados. También la fragmentación de la narración con la introducción de recuerdos del protagonista, ayuda a crear el personaje y enfocar el desarrollo de la historia desde el punto de vista de la psicología del mismo.

Por otra parte la estoica interpretación de Tom Hanks, en la piel del protagonista, transmite el estrés y angustia que atraviesa su personaje también desde la contención, sin histrionismos exagerados, y funciona perfectamente. Le secundan Aaron Eckhart, el otrora Harvey Dent de El caballero oscuro, aquí en la piel del copiloto Jeff Skiles, y Laura Linney, como la esposa de Sully. Tanto Hanks como Eckhart han tenido con esta película su primera experiencia a las órdenes de Eastwood, mientras que Linney había ya trabajado con el mítico director en Poder absoluto y Mystic river.

domingo, 6 de noviembre de 2016

Tormenta climática, tormenta emocional

El director japonés Kore-Eda Hirozaku, artífice de Nuestra hermana pequeña, nos trae una nueva historia familiar en clave melodramática con Después de la tormenta (Umi yori mo mada fukaku). En esta ocasión se trata de un escritor de mediana edad venido a menos por su afición a las apuestas, que malvive como detective privado y a raíz de la muerte de su padre trata de retomar las riendas de su vida, volver a escribir y recuperar el cariño de su hijo y de su ex mujer.

Todo transcurre en unos días en los que se avecina un tifón, que sirve como metáfora del estado emocional del protagonista, el cual se beneficia de una contenida y expresiva interpretación del actor Hiroshi Abe, quien transmite perfectamente la angustia interior y el patetismo de ese hombre caído en desgracia en plena crisis de los 50. Recuerda en cierto modo al también escritor en crisis interpretado por Paul Giamatti en Entre copas, pero esta vez en versión japonesa.

Sin embargo si hay un personaje que destaca con diferencia en el relato es el de la madre del protagonista, tanto por el trazado del personaje en sí mismo como por la genial interpretación de la veterana actriz Kirin Kiki. Una madre llena de matices, muy pegada a la realidad, con un fresco sentido del humor, que puede ser sarcástica y entrañable al mismo tiempo. Un gran personaje en la piel de una gran actriz.

En general el trazado de los personajes es muy sólido, y las relaciones entre ellos muy auténticas, fruto de un férreo guion escrito por el propio Kore-Eda. La narración transcurre sin pausa pero sin prisa, con un ritmo continuo, sin grandes cambios, pero muy fluido y adecuado a la historia que cuenta. Además introduce con mucha naturalidad en los diálogos golpes de humor muy frescos que fortalecen la empatía con el espectador y la hacen muy agradable de ver. Una película deliciosa.